Google+ Followers

sábado, 31 de enero de 2015

El Martin Forro




Otra que el Martín Fierro...
Frondosa vegetación,
esplendorosos jardines,
alfombras de macachines
y plantas en floración.
Puso la sacra mansión
nuestro Señor con gran tino,
pero de puro jodón
la pobló con argentinos.

No obstante tal estropicio
el asunto anduvo andando
bastante bien en su inicio.
De a poquito y trabajando
la gente iba prosperando,
y trabajando vivía,
a los demás respetando
como correspondía.
Pero Satán no podía
tolerar tanta armonía
y en su cueva discurría
sobre el método preciso
de serrucharles el piso
a Dios y su Paraíso.

Tanto y tanto caviló
su mente febril y astuta,
que descubrió, el hijo'e puta
la solución a su intriga:
Les mandó desde el infierno
para que fuese gobierno
al pingüino y la Cristina.
Era un pingüino pintón,
dicharachero y goloso,
campeón de los mentirosos
y audaz hasta la raíz.
Mozo jinetazo ahijuna
capaz de robarse un país
y de venderlo en la luna.

De entrada nomás armó
al son de matraca y bombo
un mayúsculo quilombo.
A lo loco discursió
macaneando sin tapujos,
prometiendo mejorías,
comodidades y lujos
a las grandes mayorías.
Con ganas les predicó
una consigna increíble,
que había que trabajar,
pero lo menos posible,
y que su mayor función
era joder al patrón.

Luego que los convenció
sin freno siguió y siguió
mintiendo y chantapufeando
a los de arriba jodiendo,
a los de abajo engañando,
a los del medio fundiendo.
Odios al pedo creando
y a todo el mundo cagando.
Con el correr de los años,
y podrido ya, en plata,
empezó a meter la pata
queriendo usar a la zurda
para mayor estropicio
mas se dio vuelta el papel
y la zurda lo usó a él
en su propio beneficio.

Satán entonces pensó
con su profunda sapiencia:
"Este huevón nos está
entregando sin conciencia
a nuestra peor competencia".
Y en plenario del Averno
decidió que lo llevaran
de vuelta para el infierno.
Así se fue del Paraíso
porque Lucifer lo quiso
dejándonos en herencia
en estado de demencia
gobernados por su viuda
junto con la horrible duda
de que si es más gil que bruta
o más boluda que astuta.

Bajo ella, muy verticales,
multitudes de reptantes,
manyaorejas y maleantes
alcahuetes estatales
y coimeros a destajo
desempeñando funciones
de Ministro para abajo.
Legiones de guardaespaldas
y asesinos mercenarios
protegiendo a perdularios
gremialistas millonarios.
La moneda envilecida,
la moral emputecida,
la fe defraudada y rota
y el país hecho pelota.

Autor desconocido
MORALEJAQuedó así el país convertido
en un paraje triste y corrompido
con un pueblo infeliz y sometido
a través del engaño y la falacia
al yugo de una hedionda mierdocracia.

Del bombo y las matracas al compás,
y ya que todos juntos somos más,
cantemos bajo el sol sin disimulo
que contentos votamos como el culo
entre analfas, grasitas y grasudos
más de siete millones de boludos.

jueves, 29 de enero de 2015

SIONISMO Y JUDAÍSMO: DEFINIENDO LA TERMINOLOGÍA


 
Sionismo y judaísmo: definiendo la terminología
Lo que sigue son las palabras de una conferencia dada por el rabino Yisrael Dovid Weiss en la Asociación Unida para Estudios e Investigaciones (UASR). Estas palabras fueron pronunciadas en una mesa redonda que tuvo lugar el 14 de marzo, por invitación del jefe de redacción  del MEAJ Dr. Ahmed Yousef.
Me corresponde hoy hablar sobre judaísmo y sionismo. Tomando en cuenta las acepciones corrientes en los medios masivos, parecería que sionismo y judaísmo son redundantes. ¿Acaso no se trata de una misma y única cosa?  ¿Es que los judíos no son por definición sionistas? Esto es totalmente falso, como espero demostrarles al final de esta intervención. Pero es una impresión muy difundida, tanto entre judíos mal informados como entre los no judíos.
Corregir un dato histórico en el caso de una falsificación siempre es benéfico, pues como todos sabemos, “el sello del Creador es la verdad”. En el caso del sionismo no se trata solamente de un error al nivel académico. Se trata de un error que ha causado muchas muertes y destrucciones en el pasado, y seguirá produciendo en el futuro sin remedio, (no lo quiera Dios) si se deja sin corregir.
En realidad espero y rezo porque hoy sea el primer paso de un proceso que podrá llevarnos a una solución justa para lo que es la agonía del Oriente Medio, o por lo menos, un alivio al sufrimiento del pueblo.
El triunfo de la falsedad
Empecemos por una simple pregunta. ¿Cómo es que ha triunfado la mentira que iguala al judaísmo con el sionismo? ¿Por qué algo cuya falsedad es tan fácil demostrar, ha logrado capturar las ciudadelas de la opinión pública occidental? Y al final, ¿qué podemos hacer nosotros al respecto?
La historia la escriben invariablemente los que salen victoriosos de sus convulsiones. En el caso del forcejeo sionista-palestino del siglo pasado, este factor coloca inmediatamente al Estado israelí, a sus propagandistas y apologistas internacionales, en posición de timoneros ideológicos.
En segundo lugar, el sufrimiento del pueblo judío durante la Segunda Guerra mundial en Europa creó una simpatía extraordinaria entre los pueblos del mundo entero, y esta simpatía sincera y recomendable es lo que  viene explotando la máquina de propaganda sionista desde 1945.
Por fin, los propagandistas sionistas siempre son muy dados a la censura y a los enfrentamientos tácticos. Es muy útil en este sentido leer al antiguo congresista Findley quien escribió un libro titulado Ellos se atrevieron a hablar (They Dared to Speak Out). Es el recuento vergonzoso de los inmensos recursos que el lobby sionista empeñó en destruir la carrera de ciertos políticos de Estados Unidos, todos los que habían alzado la voz contra el sometimiento de esta nación a Israel.
Por supuesto, los judíos antisionistas de todas las orientaciones políticas y religiosas experimentan el látigo del movimiento sionista, desde sus inicios. En 1924, un estudioso judío holandés, el Dr. Jacob Israel de Hahn, que fue secretario del rabino Yosef Chaim Sonnenfeld (1849-1932) rabino en jefe de Palestina (benditas sean sus memorias), fue asesinado cuando estaba regresando de sus rezos del atardecer fuera del hospital Shaarui Zedek en Jerusalén. Su crimen era haber entablado discusiones con dirigentes árabes que ofrecían una alternativa a la hegemonía sionista. Sus asesinos eran miembros de Haganah, una organización sionista mal  llamada “organización de defensa”. De hecho, el Dr. de Hahn puede ser descrito como la primera víctima de la violencia sionista en Tierra santa.
Pero fuera de un círculo limitado de judíos antisionistas, este asesinato cobarde y a sangre fría es completamente desconocido.
Igualmente desconocido del público en general es la facilidad con la cual los sionistas se volvieron en contra de sus compañeros judíos, como en el hundimiento de los barcos cargados de refugiados judíos, con los que se contaba despertar la simpatía mundial, como el S.S. Patria en 1940 y el S.S. Struma en 1941, que le costaron la vida a 276 inocentes judíos en el caso del primero y 769 en el caso del último.
Se conocen mejor las campañas de terror estatal contra inocentes árabes y británicos. Obviamente este movimiento  no valora para nada la vida humana, y no tolera la crítica pública.
Por suerte, sin embargo, le falta al sionismo el arma más poderosa en cualquier arsenal ideológico, pues no tiene la verdad de su parte.
Por esto es que hoy en día a pesar del poder del lobby sionista y el servilismo hasta una fecha reciente de la mayoría de los políticos, medios e instancias educacionales aquí en América, a sus dictámenes, el bloqueo está llegando a su fin.
Hay más y más gente cuestionando la versión sionista de la historia.
En la ONU y por toda Europa ya se han planteado estas cuestiones, y se han contestado ampliamente. Las respuestas suman una variedad de críticas al Estado de Israel. Algunos se centran en la crítica de las prácticas israelíes. Otros apuntan a la filosofía subyacente a todo esto.

Neturei Karta internacional siempre ha estado el frente de aquellas voces que se han levantado en oposición al sionismo.
Nuestra oposición nos ha llevado por el mundo, desde Yemen e Irán hasta África del sur y Ginebra, y a atender el año pasado la conferencia de la ONU sobre el racismo (y espero que tengamos copia de las conferencias allí pronunciadas por nosotros). Los que nos apoyan resistieron la censura y el terror sionista en las calles de Jerusalén, Manhattan, Londres, Manchester, Montreal y dondequiera que existan comunidades judías ortodoxas.
Pero estamos yendo más adelante. Para entender las fuentes del desgarre actual de Medio Oriente, debemos definir nuestra terminología. ¡Qué es judaísmo, y qué es sionismo?

Definiciones

El judaísmo es la fe del pueblo judío. Tiene sus raíces en la revelación en el Monte Sinai donde Dios le dio la Torah a la humanidad. Las doctrinas y leyes reveladas allí al pueblo judío nos obligan para siempre. Los estudiosos y santos judíos llevan siglos explicando la Ley. Y estas explicaciones forman parte a su vez de nuestra tradición.
Esta definición del judaísmo fue universalmente aceptada por el pueblo judío hasta el amanecer de la etapa llamada de las Luces en Europa. En el albor del abandono masivo de Dios, muchos judíos lo mismo que muchos cristianos y musulmanes en el mundo entero, llegaron a rechazar sus creencias.
Con la idea de crear una religión fabricada por el hombre, surgieron movimientos tales como la reforma, el judaísmo  conservador y reconstruccionista. Estos movimientos tenían en común el rechazar algunos, muchos o todos los puntos básicos de la fe en la Torah.
Exilio y redención
Uno de los artículos principales de la Torah es que el creador premia y castiga a la humanidad.
En varios de los libros proféticos del Antiguo Testamento, se advirtió al pueblo judío que una rebelión seria contra la voluntad de Dios acarrearía el castigo más severo. Si no recapacitaban, esto podía llevar a la ruina del Templo sagrado en Jerusalén y al exilio de la totalidad de la nación judía.
Así, amigos, en estas antiguas profecías es donde empieza la pelea entre judaísmo y sionismo.

Y llegaron a producirse todos los horrores anunciados. Fueron expulsados los judíos de Tierra santa. El primer exilio, también conocido como cautiverio de Babilonia, sólo duró 70 años. Por una serie de acontecimientos milagrosos el pueblo fue devuelto a su tierra. Esta secunda entrada dio lugar a la reconstrucción del Templo. El segundo Templo estuvo allí desde hace unos 2500 años, y hasta 1900 años atrás, cuando fue destruido. Esta vez, la causa fue nuevamente la pésima conducta del pueblo al cual le correspondía cumplir con exigencias muy altas de la Divinidad.
Pero las profecías de desgracia venían acompañadas con promesas de consuelo. El exilio no duraría siempre. Vendrían años de dispersión, muchos de ellos padecidos junto con la persecución. Pero todavía estaba la promesa de que el pueblo volvería a la tierra, aunque el retorno no estaba en poder de los seres humanos. Lo anunciaría el advenimiento de Elías el profeta acompañado por muchos milagros. Y esta vez la redención no llegaría solamente para el pueblo judío sino para el mundo entero. Se les enseñó, por medio de los profetas y sabios siguientes, que su exilio era el castigo por sus pecados. Esto significaba que el único camino razonable y permitido para poner fin al exilio eran el arrepentimiento y la oración.
Sugerir que uno pudiera usar medios políticos o militares para huir del mandamiento divino  era visto como una herejía, una negación del gobierno divino sobre pecado y perdón. Y así, fueron pasando los siglos mientras el pueblo judío rezaba y esperaba los milagrosos acontecimientos de la redención.
Durante estos largos años no hubo un judío que sugiriera que el exilio pudiese concluir por intervención humana; y eso consta en un pueblo que siempre ha estado estudiando y escribiendo sobre ello.
Tierra santa siempre fue venerada, por supuesto, y pequeñas colonias, casi uniformemente dedicadas a la oración, la contemplación y el estudio se establecieron allí.
Sólo a finales del siglo XIX entre judíos muy alejados de su fe empezó a proclamarse que el exilio era el resultado de la debilidad judía. Theodore Herzl y un puñado de gente, todos ignorantes y no observadores de la Torah, empezaron a implementar el proceso que en el siglo siguiente iba a producir sufrimientos jamás vistos tanto para judíos como para palestinos.
La oposición rabínica
Estos sionistas tempranos se encontraron con la oposición de la dirigencia rabínica de la región.
 Dicha oposición se basaba en cuatro afirmaciones.
  1. El concepto mismo de sionismo era una refutación de la creencia tradicional de la Torah en el exilio como castigo y redención, en dependencia de la penitencia y la intervención divina.
  2. Los sionistas eran muy anti-religiosos. Su pretensión de representar al pueblo judío vino después. ¿Cómo pueden los que rechazan el judaísmo convertirse en dirigentes de los judíos? Su natural instinto los llevaba a combatir la observancia de la Torah.
  3. El sionismo estaba totalmente indiferente hacia los no judíos en general, y hacia el pueblo palestino que ya vivía allí. Su política opresiva iba a causar forzosamente mucho dolor y sufrimiento, y tenía que llevar a la judería mundial a conflictos innecesarios con las naciones del mundo entero.
  4. El sionismo llevaría a los judíos a ser menos leales a los gobiernos bajo cuya protección vivían en el exilio. Esto debilitaría el patriotismo judío y exacerbaría los conflictos entre judíos y gentiles.
Por el mundo entero, los sionistas eran una minoría. Incluso aquellos judíos que habían perdido el contacto con la tradición eran capaces de ver que el sionismo era una carta segura para el desastre.
Dentro del movimiento sionista mismo, una diminuta fracción criticaba sin parar tanto al partido laborista como a la corriente revisionista principal (la de Jabotinsky). Este grupo pequeño, asociado con el movimiento Brit Shalom, abogaba por un Estado bi-nacional, democrático, y quería aceptar un estatuto de minoría judía en el mismo. En palabras de uno de sus pensadores eminentes, Judah Magnesm canciller de la Universidad hebrea, “Si no podemos encontrar el camino de la paz y el entendimiento (con la población indígena) si sólo podemos establecernos por la fuerza de las bayonetas, entonces nuestro proyecto entero es inválido, y es mejor que nos mantengamos al margen de la corriente sionista dominante.
Por supuesto, en el horizonte de la Torah la misma noción de soberanía judía de cualquier tipo sobre la Tierra santa está prohibida. Notamos que incluso los que han deseado algún grado de retorno judío veían esto, en la medida en que tenían cierta decencia básica, como algo que se debía edificar con el consentimiento de la población palestina autóctona.

La inmigración sionista se volcó durante los años 1920 y 1930. El gobierno británico deseaba  hacerlo todo por todos a la vez, pero fracasaron sus esfuerzos. Al mismo tiempo la conquista sionista mediante la inmigración se volvió una conquista armada con actos de terrorismo contra los palestinos, los ingleses, y otros judíos, y esto a diario.
Pero a pesar de las maquinaciones sionistas, si no fuera por el destino trágico de los judíos durante la Segunda guerra mundial el Estado de Israel posiblemente no habría llegado a existir nunca. Como lo hemos planteado antes, después del Holocausto, el mundo volcó su compasión hacia los judíos en forma de respaldo a los sionistas.
No se pensó en el profundo y justo deseo de los palestinos de ser un pueblo soberano en su propia tierra o en los judíos antisionistas que vivían allí.
Es como si un hombre expulsado de su hogar por una pandilla de malhechores se viniera a la casa de otra persona y decidiese expulsar de allí a los habitantes para apoderarse del lugar. Seguramente el sufrimiento que el hombre ha padecido en manos de los forajidos no basta como razón para expulsar a otra familia de sus antiquísimos lugares de residencia a lo largo de los siglos.
No dudo que si a un pueblo palestino soberano en su propia tierra se le hubiese pedido  después del Holocausto, junto con otras naciones del mundo, que acogiesen a refugiados judíos, habría aceptado fácilmente. Pero no se podía esperar de ellos que abandonasen sus casas y propiedades y su mima identidad para abrirle un espacio a cientos de miles de refugiados judíos cuyo objetivo era expropiarlos y ejercer su mando sobre ellos.
A lo largo del siglo XX un amplio sector de los judíos ortodoxos ha permanecido inmune a la tentación sionista. Desgraciadamente, durante el mismo período, algunos judíos ortodoxos sí adoptaron el sionismo, mientras otros intentaban coexistir con él.
Los que  mantuvieron nuestra fe tal como nos fue impartida a lo largo de los siglos han combatido el sionismo en Tierra santa y en el mundo entero. Estos judíos, que tienen muchos descendientes viviendo en Jerusalén hasta el día de hoy, se negaron a reconocer el Estado judío. No votan en sus elecciones ni sirven en su ejército, No aceptan ninguna ayuda financiera del gobierno para sus escuelas, con lo cual hunden sus escuelas en una crisis financiera sin fin.
Desde su punto de vista el Estado de Israel existe en violación de los principios fundamentales de la Torah. En su política a diario viola la práctica de la Torah. Pretende representar al pueblo judío, pero es vil y corrupto. Al aceptar no creyentes como dirigentes judíos estos personajes profanan el nombre santo de Dios públicamente, pecado muy grave a los ojos de la Torah.
Los judíos píos, entre los cuales Neturei Karta no es más que un  grupo entre otros son veteranos en la lucha antisionista. Nosotros sabemos mejor que nadie lo difícil que es romper con el bloqueo mediático, especialmente en los Estados Unidos.
Pero debemos franquear este bloqueo para llegar a una paz verdadera en Medio Oriente. Nuestros sabios talmúdicos nos han informado que cualquier tentativa prematura para poner fin al exilio terminará en ríos de sangre.
Estamos presenciando  el baño de sangre. Israel ha causado más desangramientos que nadie hubiese podido imaginar. Décadas antes del Estado, el deseo sionista de gobernar llevó a asaltos, asesinatos, muertes y dolores sin fin.
En estos días aumenta la tasa de muertos. Tanto los partidarios de la línea dura como los otros han perdido sus esperanzas. Los dos  bandos han acompañado al gobierno israelí, y han fracasado.
Amigos, no habrá paz en el Medio Oriente mientras haya un Estado de Israel.
No se puede violar la Torah. Nuestra tarea en el exilio no la cumpliremos mientras estemos buscando poner fin a nuestro exilio mediante humanas agitaciones. Y nuestras esperanzas de redención no se cumplirán en el Estado israelí.
Por supuesto, una parte inmediata de la solución está en ver  las implantaciones en Gaza y en Cisjordania desmanteladas. Los colonos que viven allí deben irse tan pronto como sea humanamente posible.
La verdadera solución fiel a la Torah, la clave de la paz, es la inmediata devolución de Palestina a los palestinos, en su totalidad, incluyendo el Monte del Templo y Jerusalén. Lo cual incluiría por supuesto el derecho pleno al retorno para todos los refugiados palestinos.
Esto es lo que exige la justicia elemental. Es el camino de la Torah y del sentido común.
El pueblo judío tiene muchos mandamientos (mitzvos) según los cuales debemos permanecer en el exilio. Atacar y matar a los niños palestinos no forma parte de ningún mandamiento.
Claro que hoy en día residen millones de judíos en Palestina. Decidir si algunos, todos o ninguno deben seguir viviendo allí bajo gobierno palestino es cuestión que le atañe a los palestinos, los legítimos soberanos de la tierra.
Esto dará inicio al proceso de paz con justicia y bendiciones entre pueblo palestino y pueblo judío.
Mientras tanto sin embargo, dado que por ahora muchos judíos que viven en Tierra santa son víctimas de la propaganda sionista, ¿cuál es el camino a seguir?
Por nuestra parte la obligación permanece la misma. Educar a la comunidad judía acerca de los errores doctrinales y los males que acarrea el sionismo en la práctica. Unirnos a nuestros primos palestinos en la protesta contra los estragos del sionismo. Procurar la paz con todos los hombres y todas las naciones. Practicar nuestra fe. Adorar al Creador con humildad, modestia y piedad.
Pero avancemos un paso más y examinemos el impacto que puede tener el antisionismo judío sobre el mundo musulmán. Primero es importante, tanto en la práctica como en lo moral, que los palestinos y la ideología islámica en general no confundan sionismo y judaísmo, lo cual los hace vulnerables ante las acusaciones de antisemitismo.
Además, podría resultar beneficioso para la causa palestina que hicieran públicas sus buenas relaciones con los judíos antisionistas, rompiendo con ello el estereotipo que difunden los medios dominados por los sionistas, que los hace aparecer como fanáticos desbordantes de odio sin motivo.
Esta coalición de judíos antisionistas y palestinos que ven la inhumanidad del sionismo bien puede convertirse en una fuerza moral para el bien en el mundo.
En cualquier caso, terminemos esta jornada con nuestras agendas morales bien acompasadas. Entendamos ya que la judería fiel a la Torah no es de ninguna manera enemiga del pueblo palestino en particular o del mundo islámico en general.
Se ha hecho tarde. Las muertes de civiles aumentan a diario. Hay inocentes sufriendo en ambos bandos.
Quiera la Divina Voluntad que el Estado de Israel sea desmantelado rápida y pacíficamente, que judíos y palestinos vivan en paz de una vez unos con otros en el mundo entero así como en Tierra santa, y que en breve, en estos tiempos nuestros, la humanidad entera se haga merecedora del advenimiento de la divina redención, marco en el cual el reino de Dios será aceptado.
Para mayor información contáctenos:
Neturei Karta International
Judíos unidos contra el sionismo
P.O.B. 1316
Monsey, New York 10952
Teléfono: (1) 845371-0490  - Fax: (1) 845 371-4291

lunes, 26 de enero de 2015

Los disparates de un paranoico

Los disparates de un paranoico

Por Gabriel Levinas  | Para LA NACION

 
Me pidió que nos encontráramos en un parque del barrio de Caballito, dijo que conocía mi cara y se iba a acercar cuando estuviera seguro de que no lo estaban siguiendo. Era un sábado a la tarde y yo no tenía nada que hacer, no perdía nada. Confieso que después me dio un poco de temor, llegué a imaginar alguna trampa. La curiosidad pudo más y fui.

Esperé diez minutos sentado en el banco cuando pude observar a un hombre cincuentón, calvo. Su cuello parecía hundido en una campera de nylon marrón, como intentando ocultar su cara. Pasó disimuladamente un par de veces frente a mí antes de sentarse.

Se presentó como Bernardo. Sin preámbulo comenzó a narrarme lo que trataré de transcribir lo más fielmente posible, ya que no me permitió grabar. No dejaba de mirar hacia todos lados, preocupado y vigilante. Sólo interrumpió su relato cuando me pidió que sacara la batería de mi celular.

Dijo haber trabajado hasta julio de 2012 en la Presidencia de la Nación. Formaba parte de un grupo de planificación que dependía directamente del jefe de Gabinete.

La narración era un poco atolondrada, la fechaba a principios de 2007, cuando se decidió llevar adelante un plan tendiente a implementar una serie de medidas, algunas públicas y otras de carácter secreto, para poner en práctica lo antes posible algo que Bernardo llamaba "la dictadura científica".

El proyecto se basaba -de ahí su nombre- en una idea de Aldous Huxley cuando escribió en 1932 su novela Un mundo feliz . Huxley explicó años más tarde que las propuestas del futuro dictador serían implementadas sin dolor por un cuerpo de ingenieros sociales altamente capacitados. Ya no sería necesario matar o encarcelar a nadie para imponerlas.

Pero este proyecto era mucho más sofisticado; de hecho, eran impensables para Huxley los avances científicos y tecnológicos que hoy posibilitan de manera asombrosa conocer toda la actividad de los ciudadanos. Sus pensamientos, sus círculos de amistad, sus costumbres, hasta sus más íntimos secretos.

Por cierto, estaban dispuestos a usar todo el aparato estatal para mejorar la vieja idea. Para ello era imperativo subordinar a la Justicia y evitar inconvenientes propios de las repúblicas democráticas. Iban a aprovecharse de las debilidades de la democracia para poder instalar la más sofisticada de las dictaduras.

Se creó rápidamente un grupo especial de la SIDE, que coordinara en todo el país la recolección de datos mediante la utilización de cientos de camionetas que transportan unos equipos de última generación comprados en Estados Unidos, que escanean y recolectan cualquier transmisión de datos por vía inalámbrica en dos cuadras a la redonda. Celulares, WI-FI.

La capacidad de almacenamiento de la información digital, como todos sabemos, es ilimitada. "Pero ¿quién procesaría y para qué todo ese enorme caudal de información, básicamente inútil?", pregunté.

Bernardo esbozó su primera sonrisa y dijo con repentina calma: "Todo sirve, todo".

"Ellos guardan todo -continuó- no sólo eso guardan, también guardan todas las causas judiciales, denuncias policiales, movimientos de las tarjetas de crédito, las bases de datos de la tarjeta SUBE, los datos biométricos de las fronteras, todos los mails que se puedan conseguir y hackear, y por supuesto, la información de la AFIP. Hasta las computadoras de Conectar Igualdad forman parte del plan. También, claro está, las bases de datos de las telefónicas."

-Pero ¿qué hacen con todo eso? ¿Cómo se puede procesar? -pregunté.

Volvió a sonreír.

-No se procesa, sólo se guarda.

-No entiendo -le dije, alterado por lo absurdo del relato.

Me tomó de la mano, casi como para calmarme, y me explicó con una certeza que me dejó helado:

-Si aparece algún opositor, cualquiera que comience a molestar al Gobierno, se pone su nombre en el sistema y en segundos aparece toda su data. Se analiza y se decide el plan de acción. No se olvide, mi amigo, de que cuando le digo todo, le estoy diciendo todo. Dónde gasta su dinero, en qué, con quién, cuándo, con quién se junta, a quién le debe, con quién tiene pleitos, y entonces un especialista elige el mejor camino para amedrentarlo primero y, si no es suficiente, destruirlo. Todo esto para llevar adelante la idea fundamental: dividir a la sociedad entre los domesticados de primera y los de segunda. Los de primera son la población que consume, trabaja y produce, ya sea servicios o bienes, y los de segunda son los más humildes, los que están excluidos del mercado laboral, los subvencionados con planes sociales o la Asignación Universal por Hijo. En el círculo íntimo los llaman los "comedores de harina".

-¿Comedores de harina? -le pregunté, sorprendido, casi espantado.

-Sí -respondió-. Son fundamentales para la consolidación del poder. El plan es mantenerlos vivos al menor costo, procurando que la falta de nutrientes siga causando estragos en sus mentes y sólo sobrevivan para las elecciones, en las que indudablemente votarán por el Gobierno. Los expertos en psicología social y otros científicos del grupo sosteníamos que no existía ningún elemento que indicara que ellos puedan rebelarse si se los controla y se los alimenta casi exclusivamente con hidratos de carbono. Al resto, a los domesticados de primera, se los doblega mediante el control de los medios de comunicación y se usa la informática para reprimir. Todo estaba saliendo perfecto, no había un solo impedimento para avanzar a una etapa superior del plan.

-¿Y qué pasó? -pregunté.

-Nos equivocamos. Y por eso nos echaron. Yo los convencí de que no había genéticamente nada que haga que los comedores de harina se rebelen, pero aparecieron los qom.

-¿Los qom?

-Sí, los qom. Ahora gran parte de los fondos del proyecto se destinan a investigar qué tienen esos malditos que la harina y la yerba no logran reducirlos a la marginación absoluta, por qué esos cabrones, a pesar de todo nuestro esfuerzo por doblegarlos, conservan su orgullo y su dignidad.

De golpe dejó de hablar, como si hubiese visto al diablo mismo, se paró y se fue rápidamente y sin saludar.

Confieso que llegué a reírme de los disparates que terminaba de escuchar mientras por otra parte me compadecía del pobre paranoico. Asunto archivado, me dije mientras sacaba el auto del estacionamiento.

Jamás pensé en publicar semejante historia. Hasta que hace un par de meses pude ver en las noticias, de manera reiterada, que los qom estaban siendo literalmente cazados en las provincias de Chaco y Formosa. En ese momento me tenté a publicar algo, pero preferí no correr riesgos.

© LA NACION.

domingo, 25 de enero de 2015

¿Quién mató a Nisman?

Sarlo: "¿Quién mató a Nisman?"
25 de Enero de 2015



Por Beatriz Sarlo.
Perfil

Pandilla. A Nisman le dieron pistas falsas. Lo sostuvo la Presidenta y también una autoridad jurídica como Zaffaroni, ecuánime evaluador de cualquier cosa que concierna al kirchnerismo. A su vez, Nisman, hace cuatro años, calificó como falsa la denuncia de Pepe Eliaschev sobre las negociaciones secretas con Irán. O sea que la que había sido “una falsedad” se convirtió más tarde en el núcleo de sus acusaciones a la Presidenta y al canciller. Nisman afirmaba en su escrito que existía un plan para encubrir a los imputados iraníes. Y daba los nombres de una pandilla: D’Elía, Esteche, Yussuf Khalil, el camporista del riñón presidencial Andrés Larroque, Héctor Luis Yrimia y Allan, de quien todavía no podemos estar seguros si servía o no al Gobierno, estuviera o no en la nómina de la SI. En caso de que las operaciones hayan sido confiadas a esos sujetos, el panorama es tétrico.

Epistolario. El apresuramiento de Nisman por regresar a la Argentina abre preguntas todavía sin respuesta. Muchos kirchneristas se conduelen por una hija suya que estuvo tres horas sola en el aeropuerto de Barajas, como si éste, y no la muerte violenta de su padre, fuera el trauma de esa criatura.

La Presidenta, en su primera carta a los argentinos, no se olvida de mencionar a sus dos vástagos, Flor y Maximito, pero no tiene una palabra para la familia del fiscal. Todo sucede en esa carta como si quien la escribió fuera insensible. A la Presidenta le falta imaginación moral.

El estilo de esa primera carta es el de una enredada divagación, cuya chatura no impide que todo suene inapropiado y casi delirante. ¿La Presidenta no sabía que su carta iba a ser leída como la reacción oficial del gobierno argentino en el exterior?

De la segunda carta de la Señora Presidenta mejor no hablar. Nisman fue un cabeza de chorlito que le hizo caso a Stiuso (sólo porque así se lo había ordenado Néstor Kirchner) y si la Argentina le vende granos a Irán en algún momento, la Señora, con previsora táctica, le indica a la AFIP la lista de las empresas exportadoras. Si la primera carta era insensata, ésta es cruel y vengativa. Cristina Kirchner no escribe a la altura de la función que desempeña.

Llora por mí, Argentina. En la marcha del lunes pasado en Plaza de Mayo, vi un cartel que decía: “Nisman no se suicidó. Lo mató el miedo a la verdad”. Aunque se gritaban insultos a la Presidenta y su movimiento histórico (otro cartel: “Gobierno asesino y ladrón, mataste a Nisman”), había más gente emocionada y confundida que colérica. Muchos se abrazaban, buscando un cuerpo a cuerpo, un colectivo, un sujeto cuyo plural superara la confusión. Muchos lloraban.

Cuando los ciudadanos creen entender qué sucede, incluso cuando se equivocan, esta creencia es tranquilizadora. Por el contrario, cuando no se entiende, poco sirve atribuir una culpa a alguien. Esa noche en la Plaza, quienes culpaban al Gobierno no podían encontrar un relato que apoyara esa certeza, porque los fragmentos de “datos” y “hechos” pertenecen todavía hoy a una esfera oscura y cambiante.

La pesadilla no es sólo lo sucedido. La pesadilla es no entender lo que sucedió. Las pruebas que iba a presentar Nisman hablan de un pacto cuyos frutos serían de todos modos injustos para con las víctimas e irrisorios en términos de interés nacional. Si la denuncia de Nisman tenía bases ciertas, nos vendíamos barato.

El juego peligroso. Quizá dentro de veinte años, un historiador escriba este capítulo de nuestra política internacional señalando dos ejes: el amateurismo de la conducción diplomática local y el giro de la Argentina dentro de las zonas de influencia planetarias. En ese giro, el amateurismo argentino creyó que podía comportarse como país “grande” cuando, en realidad, ponía en práctica una estrategia poco responsable para un país que es tercera línea en la geopolítica mundial.

Y por si esto no alcanzara, están los espías y los servicios de inteligencia, una estructura de poder desconocida que cambió de jefe en diciembre. Ese cambio fue un presagio. Algo iba a suceder porque, sencillamente, nadie previó la enorme dificultad de reformar un servicio de inteligencia cuyos jefes no quedan nunca del todo a la intemperie. Mayor dificultad todavía si el nuevo jefe designado no es un experto. Mayor aun si, frente a un organismo típicamente corporativo como son los servicios, la Señora se ocupa de la única corporación que le quita el sueño: el periodismo y la megaempresa de Magnetto.

Argumento para Walsh. En su segunda carta, la Presidenta afirma que la operación contra el Gobierno no consistió en la denuncia de Nisman, promovida por Stiuso, sino en su asesinato. Las acusaciones del fiscal fueron simplemente un motivo aparente para que se pensara que sus (futuros) asesinos provenían del Gobierno.

Flor de trama para quien quiera ser el Rodolfo Walsh de esta etapa, aunque desconfío que haya aspirantes en el kirchnerismo. Walsh investigó el caso Satanowsky denunciando a los servicios y a un general del Ejército. Casi sesenta años después, sujetos igualmente protegidos por años de impunidad y chapucería política intervienen ya no en la disputa por la propiedad de un diario (como sucedió en el asesinato de 1957), sino en una guerrilla cuyo escenario son los niveles más altos del Estado.


Fuente: http://www.perfil.com/columnistas/Quien-mato-a-Nisman-20150124-0004.html

sábado, 24 de enero de 2015

De los gritos a Berni al viraje orquestado por Máximo


Clarin.comPolítica 24/01/15

De los gritos a Berni al viraje orquestado por Máximo
Por Gabriel Levinas


Venía manejando  temprano a la mañana por avenida del Libertador y encendí la radio. Ya empezada su lectura, escuché en el programa de Marcelo Longobardi una nota que por su estilo  reconocí inmediatamente escrita como del columnista Horacio Verbitsky.

En ella, el autor sostenía  con certeza que la muerte del fiscal Alberto Nisman era producto de un crimen, había sido asesinado.

Me sorprendí al finalizar la lectura, ya que la carta había sido firmada por Cristina Fernández de Kirchner, quien había dado un vuelco fundamental en su opinión sobre la muerte del fiscal del caso  AMIA.

Un día después, en este diario, la nota de Nicolás Wiñazki aclaraba mi confusión inicial. La nota efectivamente había sido escrita por Verbitsky con la colaboración del ex juez de la Corte Suprema, Eugenio Zaffaroni.

Ahora Cristina hablaba de conspiraciones y nuevas certezas.

Más tarde, recibí una información del riñón del entorno presidencial que daba cuenta de una reunión el día miércoles en Olivos de la que participaron el “Cuervo” Andrés Larroque, Wado de Pedro, Carlos Zannini, Máximo Kirchner y la Presidenta de la Nación donde, a los gritos pelados y con insultos, el secretario de Seguridad Berni era telefónicamente interpelado por  CFK y los presentes por su mal manejo del caso desde el inicio y las sospechas que se derivaron de ello.

Cristina le cortó el teléfono y no lo volvió a atender a pesar de los varios intentos del supersecretario.

Cristina quiso echarlo pero los presentes la calmaron.

Y en ese clima, por sugerencia de Máximo, se discutió y aceptó el nuevo plan.

Reconocer el homicidio, sostener que Nisman fue engañado y mandado a la muerte en un macabro plan orquestado por la CIA y el Mossad, e implementado por el ex agente de inteligencia Jaime Stiuso.

La segunda parte del plan consistía en convertirlo a Stiuso en culpable y pedir su extradición, que difícilmente  se consiga, y culpar a los servicios israelíes de protegerlo.

Inicialmente parecía un delirio absurdo, pero con el correr de las horas, después de la nota de Facebook de la Presidenta, la declaración del PJ y la campaña rápidamente montada por el aparato mediático K, pareciera que las cosas van por ese camino.

FUENTE: http://www.clarin.com/politica/Nisman-AMIA-muerte_del_fiscal_Alberto_Nisman_0_1291070959.html#

viernes, 23 de enero de 2015

Una muerte que salpica con sangre a la democracia y al Gobierno


Para: Carlos Zurit
miércoles, 21 de enero de 2015
 
 
Por Pablo Lanusse, abogado, ex fiscal Federal, ex interventor federal de Santiago del Estero.
El fiscal general Alberto Nisman fue encontrado muerto en el baño de su casa de un tiro en la cabeza. Ese hecho ya debería generar nuestra conmoción. Pero la consternación se agiganta a poco de recordar que Nisman no sólo estaba a cargo de la Unidad Fiscal de Investigación del peor atentado terrorista internacional padecido por nuestro país, sino que, unos días antes, había denunciado por encubrir ese ataque a la propia presidenta Cristina Fernández de Kirchner.
Quienes conocimos a Nisman no podemos dejar de reconocer su profesionalidad, su vehemencia, su pulcritud laboral y su celo funcional en cada actuación que llevaba adelante, en cada denuncia o presentación que formalizaba ante la Justicia o en estrados internacionales. También conocimos su compromiso con la conducción del equipo de trabajo destinado a buscar verdad y justicia por el atentado a la AMIA.
Desde que se conoció la noticia me negué a creer en un suicidio libre y voluntario de su parte. La celeridad con la cual algunos funcionarios del Gobierno, al igual que la prensa iraní, quieren instalar en el imaginario colectivo la certeza de un suicidio aumenta mis dudas y nos debe llevar, con prudencia y templanza, a exigir verdad y justicia.
Desde la denuncia por el posible delito de encubrimiento contra la Presidenta y otros funcionarios y allegados a su entorno, Nisman fue sistemáticamente denostado por los medios oficialistas y los voceros del Gobierno. Por lo tanto, es seguro que en la matriz de pensamiento y comportamiento de Nisman debía encajar como indispensable su concurrencia al Congreso para exponer los argumentos y las pruebas de su denuncia. Y en eso estaba trabajando hasta instantes previos a su muerte. Por eso parece insostenible un suicidio libre y voluntario.
La concurrencia al Congreso sería la mejor oportunidad para explicar los alcances de su denuncia y, a partir de allí, el mejor lugar para encontrar contención y protección. Porque hay que decirlo, el fiscal Nisman fue dejado solo, atacado y desacreditado por las voces del Gobierno.
 
Seamos guardianes
 
La muerte de Nisman merece que todos nos convirtamos en fiscales y guardianes de la búsqueda de la verdad y de justicia, tanto sobre la denuncia que él radicó contra la Presidenta y otros funcionarios, como sobre la investigación que se circunscribe a las circunstancias que rodearon su muerte.
Los fiscales representan los intereses generales de la sociedad. Por ende que Alberto Nisman haya encontrado la muerte en este panorama obliga a que, cuando la Justicia se pronuncie sobre cómo, por qué y por quién encontró la muerte, nadie en la sociedad argentina dude de ello. De lo contrario, además de requerir que quienes tienen el honor de desempeñarse como magistrados del Ministerio Público sean personas probas, decentes, comprometidas con la democracia y la vigencia de la legalidad y los derechos humanos, deberemos añadir que tengan vocación de mártires.
La Presidenta le faltó no sólo el respeto a Nisman con su infantil carta publicada en una red social. Le faltó el respeto a la cita con la Historia. La muerte de Alberto salpica con sangre a la República, a la democracia y al propio Gobierno. La sociedad esperaba una estadista, libre de toda sospecha, que con templanza transmitiera serenidad y seguridad al conjunto de la población, garantizando todos los recursos del Estado para colaborar con la tarea independiente y eficaz de la Justicia.
La muerte del fiscal Nisman debe ser una bisagra en nuestra realidad. De lo contrario, como ya dijo Mariano Moreno en los albores del nacimiento de la Patria, será nuestra suerte mudar de tiranos, sin destruir la tiranía.
 
El ex fiscal Lanusse se niega a creer en un suicidio libre y voluntario del fiscal Alberto Nisman.                                                                       

lunes, 19 de enero de 2015

¿QUIÉN ERA EL SUICIDADO AL QUE LLORAN LOS DEMÓCRATAS?

¿QUIÉN ERA EL SUICIDADO AL QUE LLORAN LOS DEMÓCRATAS?

NO MURIÓ COMO DEBERÍA HABER MUERTO EL FISCAL
JUDÍO DEL ESTADO SIONISTA EN LA PATRIA ARGENTINA

ALBERTO NISMAN DEBERÍA HABER SIDO FUSILADO O AHORCADO POR INFAME TRAIDOR A LA PATRIA

POR DOMINGO SCHIAVONI (periodista profesional independiente, Matrícula Nº 12.239, Ley Nº 12.908, Ministerio de Trabajo de la Nación, año 1986)

Tuve la oportunidad de conocer a este deleznable personaje que anoche se pegó un tiro en su coqueto departamento de uno de los lujosos edificios construídos para malandras, rufianes y mafiosos de variado pelaje pero de impecable traje blanco, en Puerto Madero, Ciudad Autónoma de Buenos Airs (capital nacional del cinismo). Ha sido tanta mi indignación ver -a lo largo de lo que va de la jornada- cómo había gente que creía que se había muerto en un accidente nada menos que el General Belgrano (algunos hasta llegaron a improntar su nombre, en un gesto evidente de ignorancia o zoncera, en la bandera nacional), o tal vez que el muerto era otra vez ese gran fiscal nunca designado que fue Don Mariano Moreno, que decidí bajo mi absoluta responsabilidad, infringir con imprescindible coraje la orden de los médicos que, por temor a una afasia, me impiden hoy -internado como estoy en un sanatorio- escribir en una computadora o escuchar o leer noticias. Era menester echar algo de luz sobre la podredumbre.

La primera vez que vi -y debí penosamente saludar- a este siniestro personaje fue en 2002, cuando vino integrando una generosa y bulliciosa comitiva nacional, acompañando a su ex colega fiscal Federico Luis Lanusse, designado por entonces interventor federal en Santiago del Estero por el gobierno del presidente Néstor Kirchner, a raíz del caos político en que se había sumido esta provincia a raíz del alevoso asesinato de dos jovencitas, al que no resultaron ajenos ciertas figuras del gobierno de entonces. La segunda fue, también por pura casualidad, en el amplio hall del aeropuerto de Ezeiza, cuandp yo me aprestaba con otros colegas a tomar un vuelo al Oriente Medio, y él otro a Nueva York, donde iba a reunirse -en visita no oficial y hasta clandestina- con el Consejo Mundial Judío, el nombre de fantasía con que opera en el mundo el pérfido gobierno sionista mundial.

Para ese entonces yo ya conocía en qué andaba Nisman. Estaba a cargo de la investigación del atentado a la Amia, siendo juez federal de la causa el doctor Galeano, luego destituído, cuando el gobierno argentino acababa de firmar con Irán una carta acuerdo -de carácter legal internacional- para que el país musulmán prestara toda la colaboración posible y necesaria a la investigación de aquel horroroso suceso. Nadie -o muy poca gente- sabía por entonces porqué Nisman (que es judío) se oponía tan ferozmente a ese acuerdo, al punto de llegar a polemizar en forma pública con el mismísimo Congreso de la Nación.

Un gran analista político internacional argentino, el compañero y amigo Adrián Salbuchi, ya había denunciado internacionalmente en varios medios importantes que el fiscal había recibido, a poco del atentado, una generosísima suma de dinero bajo poncho (una vulgar coima, si se quiere entender más claro), de parte del ex presidente Carlos Menem (entonces en funciones) y de su ministro del Interior Carlos Corach, generosísimo óbolo al que sumó su aporte nada menos que el entonces todavía presidente de la AMIA, el financistra Beraja, hoy preso y condenado por la quiebra fraudulenta del llamado Banco Mayo. ¿Y cuál había sido la moneda de canje de tan singular regalo? Pues que Nisman se abocara celosamente a investigar exclusivamente lo que por entonces se llamó "la pista iraní" del atentado, y desdibujara totalmente la posibilidad de una "pista argentina", que es donde a la postre estaban los verdaderos responsables de este clásico atentado de bandera falsa: ¡el propio zionconismo argentino, del cual Beraja era agente con grado de comandante!

Por entonces el fiscal Nisman, que ya había comenzado a ser mirado con cierto justificado recelo por la presidente Cristina Fernández de Kirchner, ya habia realizado por lo menos una docena de viajes a Estados Unidos, donde -según investigaron colegas norteamericanos, como Ray Suller y Frank Stiner, del USAToday- se reunia en forma secreta y clandestina con califcados agentes de la CIA, a quienes informaba de sus malandanzas, y de quienes recibía, también, generosos estímulos "en verde" para que continuara con esa gestión. Fue en uno de esos viajes en que entró a tallar en forma directa en el manejo de la investigación el Consejo Judío Mundial, que también -violando una cultura ancestral en la raza- adornaba al fiscal argentino con jugosos estipendios ilegales, por lo que éste, al regresar al país, no solía ni reclamar ni rendir viáticos de estadía ni de transporte.

Por ese entonces, otro patriota nacionalista argentino, el doctor Juan Gabriel Labaké, era el abogado defensor de los ciudadanos de origen iraní Alberto Kanoore Edul y Alberto Jacinto Kanoore Edul, arbitrariamente procesados por la Justicia Argentina en el caso del ataque terrorista contra la sede de la AMIA en julio 1994. Con todos los elementos institucionales jugando en su contra, Labaké sacó conclusiones muy rápidas y certeras: tras pasar por siete juzgados, generar legajos que totalizan más de un millón de fojas, con aberraciones que incluyen a un Juez Federal (Juan José Galeano) pagando u$s 400.000 en coimas (a Telleldin), provistos y coordinados por operadores del Estado de Israel en la Argentina (notablemente, la DAIA bajo la presidencia del hoy preso Rubén Beraja y su hoy quebrado Banco Mayo) para armar la mentira de la (inexistente) van “Trafic” blanca que permitiera inculpar a la policía bonaerense y, por extensión, a Siria y, por extensión a Hezbollah y, por extensión, a Irán, hoy llegamos al punto vergonzoso en que una “Justicia” deplorable y traidora (juez Canicota Corral y fiscales Nisman/Martinez Burgos), imponen todas las arbitrariedades necesarias para promover intereses y objetivos inmorales en nuestro país de una potencia extranjera: el Estado de Israel.

Vamos concluyendo. En cualquier país decente, a ésto se lo llamaría “Traición a la Patria”. En esta Argentina Colonia, se lo llama “Justicia” y “Memoria”... Toda la mentira urdida en torno al atentado de la AMIA, que ha colocado a la Argentina en una posición endeble y comprometida a nivel internacional -amén de que el gobierno Kirchner haya agredido gratuita a insolentemente a un país con el que manteníamos buenas relaciones (la República Islámica de Irán)- se basa sobre la existencia de una supuesta Renault “Trafic” blanca que habría sido utilizada como coche-bomba. Dado que la existencia de ese vehículo resulta clave para avalar la tesis oficial, a principios de agosto el Dr. Labaké había solicitado al Fiscal Nisman se adopten medidas para verificar su pre-existencia al terrible atentado de julio 1994. De esa “Trafic” blanca no se halló prácticamente nada salvo por algunos trozos y el block del motor (convenientemente hallado por un oficial israelí entre los escombros de la calle Pasteur 633, que (muy convenientemente) ¡portaba el número de fabricación!.

El Dr. Labaké manifestó / solicitó a Nisman, entre otras cosas:

1. Que hay sobradas sospechas de que jamás existió dicha “Trafic” que el fiscal Nisman asegura usaron los terroristas como coche-bomba;

2. Que la temeraria afirmación de que el atentado se hizo con ese coche-bomba es la base de la acusación contra los defendidos, señores Kanoore Edul;

3. Que, asimismo, la República de Irán ha rechazado los exhortos en los que se pidió la extradición de 8 diplomáticos y gobernantes suyos, entre otros motivos, por considerar que no existe prueba alguna de la existencia de la “Trafic” o de otro coche-bomba en dicho atentado;

4. Por ello, el Dr. Labaké solicitó a Nisman se proceda a excavar hasta 4 metros en el sitio donde se aduce estalló el coche-bomba, ya que el perito de parte Comandante (R) Osvaldo Laborda, afirma que los restos de la Traffic quedaron enterrados ahí por efecto de la explosión; y que

5. Tal como hizo la Corte Suprema de Justicia de la Nación con gran éxito, en el caso de la Embajada de Israel, se solicite a la Academia Nacional de Ingeniería designe tres de sus mejores especialistas en explosivos a fin de que efectúen una pericia científica para determinar dónde se produjo realmente la explosión en la AMIA: si afuera con un coche-bomba, o adentro del edificio.

Esta solicitud, de haber sido atendida por el hoy llorado suicida Nisman, habría resultado vital para la Causa Amia. Si se excavara en el lugar de los hechos y NO se hallaran los restos de la “Trafic”, entonces quedaría comprobado la NO existencia del supuesto coche-bomba, con lo que también se esfumaría la inexistente "pista" o “conexión iraní” armada por la SIDE, el fiscal Nisman y el "residual" gobierno Menem en base a “inteligencia” provista en octubre 2006 por los servicios de inteligencia de EE.UU. (CIA) y del Estado de Israel (Mossad), y que tanto desean “probar” el propio Estado de Israel, la AMIA, la DAIA, la CIA, el Departamento de Estado de EE.UU., las organizaciones sionistas locales y extranjeras, y los grandes multimedios locales.

Cobraría, entonces renovada fuerza la mucho más plausible CONEXIÓN ISRAELÍ. O sea, que la voladura de la AMIA (y de la Embajada en 1992), cobran una dimensión totalmente nueva y verosímil cuando se las inserta dentro del marco de las luchas intestinas del propio Estado de Israel en los años '90, que culminaron menos de 16 meses después del atentado a la AMIA con el asesinato del primer ministro Isaac Rabin en noviembre 1995, a manos de un terrorista judío de la ultraderecha sionista (Amir Ygal). A partir de entonces, se produjo el desplazamiento del laborismo más moderado en el gobierno israelí, que desde entonces ha quedado firmemente en manos de elementos extremistas de la ultra derecha fundamentalista, racista y violenta de los partidos Likud (Netanyahu) y Kadima (Sharon – Olmert), entre otros.

Contra todas estas evidencias hiperprobadas, el fiscal Alberto Nisman -ejemplarmente suicidado en nombre de su honorabilidad- ha decidido por decreto que la explosión en la AMIA se produjo afuera del edificio, y con un coche-bomba “Trafic”. De esta manera, Alberto Nisman ha debido regresar al oscurantismo dogmático y a Torquemada para resguardar la “historia oficial”… ¿Qué mejor, entonces, que zafar de la encrucijada -nuestro gobierno ya le había negado incuso viáticos para continuar viajando al exterior- que aparecer ante la gilada como un Quijote anticorrupción, comprometido nada menos a la propia presidente de la Nación en causas que nunca fueron ni son ni serán de su incumbencia? ¿Y a meses de las elecciones? ¿Y con la piel de los argentinos erizada de impaciencia e incertidumbre?...

Me gustaría despedir a Nisman en esta evocación de su republicana probidad, citando los últimos párrafos de la réplica que le mereció al doctor Labaké la negativa a su pedido de investigación. Creo que demuestran cabalmente qué escoria se ha ido a pasear desde anoche en la barca de Caronte:

"La sospecha es ineludible: ¿el señor fiscal está persiguiendo y discriminando a mis defendidos por ser ellos descendientes de árabes y de religión musulmana? Desconozco la religión que profesa el señor fiscal, pero hay dos datos de mucha envergadura, que son de público y notorio conocimiento y por demás sugestivos al respecto: en 2007 el señor fiscal asistió como “invitado especial” a la Asamblea Anual del “American Jewish Committee” (de activa militancia sionista y pro-Israel) para informar sobre la marcha de la investigación de esta causa; y en 2008 viajó a Tel Aviv (Israel) para rendir cuentas de la investigación nada menos que al presidente de la Suprema Corte de Justicia del ese Estado extranjero.

"Vale la pena recordar que el Estado de Israel nada tiene que ver ni hacer en la investigación judicial del atentado a la AMIA, pues esa mutual es una entidad argentina, constituida y registrada según la ley argentina, todos los muertos en el atentado eran argentinos y el delito se produjo en territorio argentino. Ante esa evidencia incontrastable, ¿cómo explica el señor fiscal los dos viajes suyos al exterior mencionados, y los dos informes rendidos ante políticos y funcionarios oficiales extranjeros? Y, además, ¿no es ello prueba muy sólida y, a la vez, explicación clara de la parcialidad anti-árabe y anti-musulmana con que está actuando el señor fiscal?

Lo dicho demuestra que el señor fiscal sufre de filias y fobias muy fuertes, que lo llevan a medir a tirios y troyanos con distinto rasero. A la SIDE le perdona todo, hasta el límite de la ilegalidad y del incumplimiento de deberes y del encubrimiento. Al American Jewish Committee y a la Corte de Israel le rinde pleitesía. Mientras a mis defendidos, que son argentinos descendientes de árabes y de religión musulmana, les niega hasta la más elemental investigación. ¿Actúa o no guiado por sus filias y sus fobias personales, ideológicas, étnicas, religiosas y/o políticas el señor fiscal en esta causa?

"Afortunadamente, el TOF3, la Cámara de Casación y la Corte Suprema no establecieron también por decreto que el sol gira alrededor de la tierra, porque en ese caso el señor fiscal ya habría condenado nuevamente a Galileo Galilei a morir en la hoguera de la discriminación por motivos religiosos y/o étnicos. Por todo lo dicho, solicito que se revea la negativa del señor fiscal y se efectúen las indispensables y sensatas investigaciones mencionadas. Lo solicito, en realidad, sólo por llenar una formalidad, pues no creo que nada en el mundo haga actuar al señor fiscal según la lógica, la razón y el Derecho, mientras deba rendir cuentas de su conducta al American Jewish Committee y a la Corte Suprema de Israel. El señor fiscal sabe, como todo el mundo, que ésos no perdonan, y menos a los suyos".

Claramente, gracias a los Caballos de Troya a los que hemos franqueado el ingreso por ceguera e ignorancia, nuestra afligida Argentina hoy no sólo es una colonia financiera de la usura internacional, sino también una colonia política del sionismo y del propio Estado de Israel.

© DOMINGO SCHIAVONI - BUENOS AIRES - SANTIAGO DEL ESTERO

jueves, 8 de enero de 2015

Mis Viajes en la Queen 200

Con mi moto Guerrero Queen 200 hice algunos viajes,como quien ablandarla en enero del 2014 sali de Santiago del Estero y anduve por las Sierras de Córdoba,total 1333 km


En mayo del 2014 fui a Catamarca 540 km



Viaje a Pergamino

Salí de Santiago del Estero el 18/12/2014 a las 5 de la mañana,viajando bastante despacio,a 70 kph,en mi caso,con 66 años encima lo mas cansador es la primera hora sobre la moto,despues todo bien,la primera parada fue en Ojo de Agua a tomar un cafe con leche y cargar nafta,ya en la Autopista Cordoba Rosario pare debajo de un puente a descansar y comer una vianda que llevaba,llegue a Villa Maria e hice noche en un hotel,al dia siguiente bien temprano a Pergamino,para el regreso sali apenas aclaro y pare en Jesús Maria a dormir,a las 7 de la mañana sali con la fresca para Santiago del Estero,viaje la moto a 75/85 kph,nafta la insignia de YPF,la cual me sorprendió porque la moto me hizo algo mas de 30 km por litro,normalmente es menos,una linda experiencia.







Vacaciones en Bialet Masse



Cruzando Cerros de Guasayan


 Preparando la pilcha,muy comodo el baul VC,y barato
 Hotel Milenium en Villa Maria
 Pergamino

Arroyo La Botija,segun la leyenda aqui el Virrey Sobremonte escondió el tesoro cuando escapo de los ingleses.
Almuerzo liviano,cuando viajo como queso,jamon,galletitas y frutas,acompañado con agua.
 Hotel Colon,en Jesus Maria,muy buena atencion,a 50 metros de la Rotonda