Google+ Followers

Mostrando entradas con la etiqueta Ernesto Sabato. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Ernesto Sabato. Mostrar todas las entradas

domingo, 1 de mayo de 2011

NUNCA MENOS Ernesto Sabato

Se fue un hombre de la Cultura, un intelectual con mayúsculas, no hace falta leer sus ensayos o libros para tener una idea de su enorme capacidad, solo el hecho de poder escucharlo en alguna entrevista periodística,  donde deja traslucir su pensamiento brillante, y por sobre todas las cosas, una enorme humildad, fue muy polémico, sus dichos molestaron tanto a la izquierda como a la derecha, la primera no le perdono, que siendo un militante comunista, se horrorizara de los crímenes de Josep Stalin, y la derecha lo tildo de comunista subversivo  por su participación en la CONADEP, a continuación trascribo literalmente articulo de  Abel Gilbert :

El escritor Ernesto Sábato, premio Cervantes de Literatura en 1984, y uno de los intelectuales más influyentes de Argentina durante varias décadas, ha fallecido en Buenos Aires a los 99 años. Sábato, reconocido internacionalmente por sus novelas El túnel y Sobre héroes y tumbas, había nacido el 24 de junio de 1911 en la ciudad bonaerense de Rojas. Premio Cervantes en 1984, su nombre está también fuertemente asociado a la transición democrática argentina. Raúl Alfonsín, el primer presidente constitucional surgido después que los militares abandonaran el poder, le nombró al frente de la Comisión por la Desaparición de Personas (CONADEP), el organismo que elaboró el primer informe estatal sobre los efectos de las violaciones a los derechos humanos entre 1976 y 1983.
Como muchos hombres de su generación, Sábato se interesó desde muy temprano por la política. Descubrió esa pasión cuando estudiaba matemáticas y se convirtió en militante del movimiento de Reforma Universitaria, hegemonizado por el comunismo. En los años 30 se incorporó a ese partido, pero las noticias provenientes de Moscú, sumergida en el terror stalinista, lo llevaron a tomar otros caminos antes de que se iniciara la segunda guerra mundial.
"Era un lugar en donde uno se curaba o terminaba en un gulag o en un hospital psiquiátrico", dijo sobre su estancia en Moscú.
Primer libroSábato obtuvo el doctorado en Física en la Universidad Nacional de La Plata. Continuó su formación en París, donde profundizó su acercamiento a la literatura. "Durante ese tiempo de antagonismos, por la mañana me sepultaba entre electrómetros y probetas y anochecía en los bares, con los delirantes surrealistas”, evocaría. Pronto, las ciencias duras serían cosa del pasado. "En el Laboratorio Curie, en una de las más altas metas a las que podía aspirar un físico, me encontré vacío de sentido. Golpeado por el descreimiento, seguí avanzando por una fuerte inercia que mi alma rechazaba".
En plena guerra mundial decidió cambiar de vida: se abocó a la literatura y, también, a la pintura. Su primer libro no fue, sin embargo, de ficción. Uno y el universo, editado en 1945, reúne sus reflexiones sobre el papel de la ciencia y el proceso de deshumanización de la sociedad. Tres años más tarde, ganará reconocimiento literario con El túnel, una novela breve que traducía en clave argentina los efectos del existencialismo francés. Albert Camus la hizo traducir en París.
Para entonces, Sábato empezaba a ocupar un lugar en la cultura argentina. El país era escenario de una fuerte polarización política. El escritor se colocó en el bando de los antiperonistas.
Caída del peronismoEn 1951 publicó Hombres y engranajes, un ensayo en el que profundiza sobre las inquietudes de Uno y el Universo. Tras la caída del general Juan Domingo Perón, en 1955, fue nombrado interventor de la revista Mundo Argentino por el Gobierno militar. Sábato es uno de los primeros intelectuales que intenta comprender el fenómeno del peronismo abandonando el rechazo visceral que lo hizo festejar el derrocamiento. Esa nueva mirada estuvo influenciada por un hecho del cual fue testigo: mientras el escritor y sus amigos celebraban la huida de Perón, vio llorar en un rincón de la casa a la empleada doméstica. Sábato renunció a su cargo oficial, denunció la represión de la Revolución Libertadora y escribió El otro rostro del peronismo: Carta abierta a Mario Amadeo, libro en el que elabora una mirada más piadosa de Eva Perón.
En 1958, durante la presidencia de Arturo Frondizi, Sábato fue designado director de Relaciones Culturales en el Ministerio de Relaciones Exteriores. Renunció por desavenencias políticas. Ya estaba inmerso en la obra que le daría más lustre local e internacional: Sobre héroes y tumbas, en la que narra la decadencia de una familia aristocrática, intercalada con un relato sobre la muerte del general Juan Lavalle, un héroe de la Independencia argentina. Incorpora además una larga sección Informe sobre ciegos, que tiene un fuerte componente fantástico. El informe fue llevado al cine por su hijo Mario Sábato.
La dictadura de VidelaEn los 70, Sábato tuvo una efímera alianza artística con Astor Piazzolla, quien tuvo la intención de realizar un musical sobre su novela. Este proyecto terminó plasmándose con el folclorista Eduardo Falú, con quien grabó el disco Romance de la muerte de Juan Lavalle; cantar de gesta. Sábato se encargó de los recitados.
Entrados los años 70, los más convulsos de Argentina, Sábato adquiere mayor protagonismo. Sus opiniones políticas oscilan entre una izquierda moderada y un repentino acercamiento al centro. En 1974 publicó Abaddón el exterminador, una novela de corte autobiográfico y argumento apocalíptico en la cual Sabato se incluye como personaje. Es el año en el que recibió el Gran Premio de la Sociedad Argentina de Escritores (SADE).
El golpe militar de 1976 sacude a Argentina. El baño de represión que se había iniciado durante la tercera presidencia peronista se hizo más intenso. Sábato fue invitado a almorzar con el dictador Jorge Videla. En esa mesa estuvieron también Jorge Luis Borges y un religioso. Ninguno de los escritores abrió la boca para referirse a la situación de los desaparecidos. En esa lista ya estaba el reconocido narrador Haroldo Conti. Muchos le reprocharán a Sábato ese silencio.
En 1984, el escritor se puso al frente de la CONADEP y escribió el prólogo de su informe, conocido como Nunca más. La tarea de ese organismo antecedió al histórico juicio a los dictadores, en 1985.
Aislado desde final de los 80Hacia final de los 80, Sábato vive prácticamente aislado en su residencia, dedicado en particular a la pintura. El 21 de diciembre de 1990 se casó por laiglesia con Matilde Kusminsky Richter. La figura del escritor volvió a revalorizarse durante el Gobierno de Carlos Menem. Sábato se convirtió en un crítico pertinaz del presidente que indultó a los violadores a los derechos humanos.
A principios de la presente década publicó La resistencia. Solía decir por entonces, a tono con ese texto: “¡Yo soy un anarquista! Un anarquista en el sentido mejor de la palabra. La gente cree que anarquista es el que pone bombas, pero anarquistas han sido los grandes espíritus como, por ejemplo León Tolstoi”. España en los diarios de mi vejez (2004) es su último libro.
Desde el 2005 que no salía de su casa. Llevaba una vida rutinaria, asistido por enfermeras y asistentes, que le preparan la comida y le leían durante la tarde hasta que se dormía. La actual edición de la Feria Internacional del Libro se aprestaba a realizar un homenaje cuando se ha conocido la noticia de su muerte.
Frases de Ernesto Sabato
Ser original es en cierto modo estar poniendo de manifiesto la mediocridad de los demás.

La vida es tan corta y el oficio de vivir tan difícil, que cuando uno empieza a aprenderlo, ya hay que morirse.
Al parecer, la dignidad de la vida humana no estaba prevista en el plan de globalización

La vanidad es tan fantástica, que hasta nos induce a preocuparnos de lo que pensarán de nosotros una vez muertos y enterrados.

Lo admirable es que el hombre siga luchando y creando belleza en medio de un mundo bárbaro y hostil.

Dios existe, pero a veces duerme: sus pesadillas son nuestra existencia.

Un buen escritor expresa grandes cosas con pequeñas palabras; a la inversa del mal escritor, que dice cosas insignificantes con palabras grandiosas.
Ser original es en cierto modo estar poniendo de manifiesto la mediocridad de los demás.

Lástima que cuando uno empieza a aprender el oficio de vivir ya hay que morir.

El artista debe de ser mezcla de niño, hombre y mujer.

El mundo nada puede contra un hombre que canta en la miseria.----------------------------------------------------------------------------------Una critica no muy feliz de Osvaldo Bayer a Ernesto Sabato:http://bit.ly/j08arl
Muy parecida en esencia a la que le realizo a Raul Alfonsin, creo que Osvaldo Bayer, como muchos pensadores y adeptos a la izquierda violenta, no tolera la teoria de los dos demonios, o dicho en vulgar criollo, se enoja cuando a los guerrilleros no se los recuerda como patriotas que luchaban por la libertad.