Google+ Followers

Mostrando entradas con la etiqueta autoritarismo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta autoritarismo. Mostrar todas las entradas

domingo, 26 de febrero de 2012

Los 11 principios de la propaganda Nazi

Un muy buen articulo, para reflexionar 

  • Una vez que un gobierno tiene a un pueblo a sus pies, una vez que se ha hecho con su conciencia, entonces es capaz de hacer con él lo que se le antoje
    Foto
    Joseph Goebbels (29 de octubre de 1897 – 1 de mayo de 1945†) fue ministro de propaganda de la Alemania nazi, conocido fundamentalmente por su famoso discurso de la guerra totalen el Palacio de los Deportes.Tuvo un gran talento para persuadir a las masas. Tras la derrota de Alemania en la Segunda Guerra Mundial se suicidó junto a su esposa, Magda Goebbels, después de que ésta hubiera matado a sus seis hijos. La escena de la madre envenenando a los niños después de suministrarles un somnífero supone el colofón a una de las mayores aberraciones históricas. 
    Aberración que comenzó, no olvidemos, con unas elecciones libres, democráticas, en las que la propaganda, el marketing, fue la pieza fundamental. ¿Cómo es posible que una idea política tan monstruosa como la de la exaltación de una raza frente a las demás, triunfe de manera tan aplastante, en un pueblo al que se le suponía madurez democrática?. Con una estrategia de comunicación adecuada. Es imposible leer el discurso de la guerra total sin entender que antes hubo muchos años de comunicación, muchos años de batalla en la mente de todo un pueblo, transmitiendo ideas, filosofías, conceptos, apelando siempre a los instintos, movilizando voluntades, en definitiva, mintiendo con mucho estilo.
    Una vez que un gobierno tiene a un pueblo a sus pies, una vez que se ha hecho con su conciencia, entonces es capaz de hacer con él lo que se le antoje. Cuando se atraviesa la barrera de la libertad individual, y se “usa” a una nación para unos objetivos concretos, ya sean ideológicos, religiosos, expansionistas, o con ánimo de lucrarse, entonces ya no estamos hablando de la política como “el arte del bien común”, sino de la manipulación de las mentes.
    El nazismo cayó en ese error. El comunismo también, así como el fascismo, u hoy en día el islamismo radical.
    Me gustaría añadir que la pérdida de valores de la sociedad occidental también adolece de esa alienación colectiva, de ese entontecimiento generalizado, que también sigue una estrategia, aunque en este caso en mi opinión no haya un Goebbels que la dirija, sino más bien somos todos nosotros los que nos la aplicamos.
    Hoy traigo a colación los once principios de la propaganda, elaborados y llevados a la práctica por el partido nazi, que sirvieron para que un pueblo entero retara al mundo. Es curioso, pero leyéndolos me siento incapaz de creer que el hombre aprenda de sus propios errores.
     

    1. Principio de simplificación y del enemigo único. Adoptar una única idea, un único Símbolo; Individualizar al adversario en un único enemigo.

    2. Principio del método de contagio. Reunir diversos adversarios en una sola categoría o individuo; Los adversarios han de constituirse en suma individualizada.

    3. Principio de la transposición. Cargar sobre el adversario los propios errores o defectos, respondiendo el ataque con el ataque. “Si no puedes negar las malas noticias, inventa otras que las distraigan”.

    4. Principio de la exageración y desfiguración. Convertir cualquier anécdota, por pequeña que sea, en amenaza grave.

    5. Principio de la vulgarización. “Toda propaganda debe ser popular, adaptando su nivel al menos inteligente de los individuos a los que va dirigida. Cuanto más grande sea la masa a convencer, más pequeño ha de ser el esfuerzo mental a realizar. La capacidad receptiva de las masas es limitada y su comprensión escasa; además, tienen gran facilidad para olvidar”.

    6. Principio de orquestación. “La propaganda debe limitarse a un número pequeño de ideas y repetirlas incansablemente, presentadas una y otra vez desde diferentes perspectivas pero siempre convergiendo sobre el mismo concepto, sin fisuras ni dudas”. De aquí viene también la famosa frase: “Si una mentira se repite mil veces, acaba por convertirse en verdad”.

    7. Principio de renovación. Hay que emitir constantemente informaciones y argumentos nuevos a un ritmo tal que cuando el adversario responda el público esté ya interesado en otra cosa. Las respuestas del adversario nunca han de poder contrarrestar el nivel creciente de acusaciones.

    8. Principio de la verosimilitud. Construir argumentos a partir de fuentes diversas, a través de los llamados globos sondas o de informaciones fragmentarias.

    9. Principio de la silenciación. Acallar sobre las cuestiones sobre las que no se tienen argumentos y disimular las noticias que favorecen al adversario, también contraprogramando con la ayuda de medios de comunicación afines.

    10. Principio de la transfusión. Por regla general la propaganda opera siempre a partir de un sustrato preexistente, ya sea un mito nacional o un complejo de odios y prejuicios tradicionales; se trata de difundir argumentos que puedan arraigar en actitudes primitivas.

    11. Principio de la unanimidad. Llegar a convencer a mucha gente que se piensa “como todo el mundo”, creando una impresión de unanimidad.
      -------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
      PD: Muchos de estos principios, son aplicados por mas gobernantes  de lo que uno cree a simple vista.
      La teoría de la conspiración, el enemigo que no descansa, la prensa que miente, y un desmedido culpar a los demás por errores propios.

      Ruloquaglia




lunes, 4 de abril de 2011

La Argentina Pendular


                                                
En la Argentina todo parece que es en blanco y negro, sin matices de grises, y pasa en todos los aspectos, somos un pueblo que nos encanta las contradicciones y dicotomías, Peronismo Anti Peronismo, Campo o Ciudad, Boca o River, Izquierda o Derecha.
Ahora está de moda criticar la década del 90, y a su emblema, Carlos Saúl Menen, lo gracioso es que los más fogosos críticos, son en su mayoría gente que lo acompaño en su gestión.
Si uno no está de acuerdo con alguna medida del gobierno, pasa a ser automáticamente un Gorila, Facho y destituyente, y seguramente alguien que está a sueldo del  Grupo Clarín.
Llama la atención el odio a ese diario, hace dos años  las relaciones eran muy buenas, y pasaron del amor al odio más encendido, no hay programa oficialista que no le dedique parte de su contenido a criticarlo.
Por el contrario, si un desprevenido ciudadano ve con buenos ojos alguna medida del gobierno, como puede ser la inclusión de personas al sistema previsional, o la Asignación Básica Universal, se convierte en un oficialista pagado y vendido.
El tema de la izquierda merece párrafo aparte, los guerrilleros de la década del 70 pasaron de Apátridas a Héroes que dieron su vida para enfrentar a la Dictadura.
Es tan difícil ser tolerantes y analizar los hechos y situaciones en un momento histórico determinado, despojándose de toda pasión, y ser lo más ecuánime posible?
No es mucho mejor que al escuchar algo que no compartimos digamos: No estoy de acuerdo, o me parece que no es así, en lugar de descalificar al interlocutor, tratándolo de ignorante, facho, zurdo, estúpido o gay?
Sin lugar a dudas el debate enriquece, se aprende muchas veces con aquel que no se está de acuerdo, a alguien que nos da la razón.
Lamentablemente muchos quedan inmersos en un defecto de iluminación o verdad revelada, contra esto es muy difícil avanzar a una Sociedad más tolerante y menos pendular