Google+ Followers

Mostrando entradas con la etiqueta tercera edad. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta tercera edad. Mostrar todas las entradas

martes, 14 de mayo de 2013

Charla a personas GRANDES que quieran aprender sobre Internet.




Hola amigos,me llamo Raul y soy un jubilado, allá por el 2000 no sabia ni prender una pc,pero me lo propuse,y hoy no digo que soy un experto informático,pero me desempeño bastante bien
Cuales son los conocimientos mínimos para aprender computación? basicamente son estos:
Poder apretar un boton.
Escribir a maquina con dos dedos.
Poder deslizar un objeto arrastrándolo sobre una superficie.
Cuando una persona mayor intenta ingresar al mundo cibernetico encuentra en muchos casos la oposición y burla del entorno familiar,con las clásicas muletillas de que estas viejo,que esas son cosas para los chicos,y que mejor dedícate a tejer o jugar a las bochas.
Por lo tanto les aconsejo no hacer caso a estas definiciones que si son disciminatorias y darle para adelante con la idea.
Lo primero es jamas pedirle a alguien del entorno familiar que les enseñe,ya sean hijos,nietos,sobrinos o ahijados,la razon es sencilla,si ellos ya son poseedores de una pc,no querrán compartirla con ustedes,o caso contrario,le harán comprar una carisima,con prestaciones impresionantes,que seguramente el o la viejita jamas llegara a utilizar al maximo,la respuesta a esta conducta es sencilla,le hacen adquirir este monstruo caro,para después ellos puedan jugar los últimos juegos,o editar videos,y al pobre viejo le dirán no vas a aprender.
Por lo tanto hay que buscar a un extraño,nunca a alguien de la casa,el los guiara,y preguntara que es lo que ustedes quieren de Internet,y los asesorara que equipo comprar,luego de adquirido,pidan a esta persona que le coloque una contraseña a su pc,de esta manera ningun extraño metera mano en el equipo,esto es fundamental.
Cuando tengan una duda no pregunten a nadie de nuestro circulo familiar,sino ingresen al buscador Google y ahí hacen la consulta,es el mejor maestro.
No tenga miedo de arruinar a la pc,hay muchos mitos,que le entran virus,que si se la utiliza durante un tiempo prolongado se calientan y se queman y otras sartas de mentiras.
Es cierto de los virus,pero para eso están los antivirus o programas que congelan el Disco duro,y en caso de entrar un virus o borrar un archivo,al reiniciar la pc todo quedara como antes.
Otros aconsejan apagar el equipo apenas lo terminan de utilizar para hacerlo descansar,otro gran error,las computadoras,tanto de escritorio como las portatiles,estan diseñadas para funcionar en forma correcta siempre encendidas,como una heladera,por supuesto que a nadie se le ocurriría tener una heladera prendida durante años sin tener ningún alimento en su interior lo mismo seria con una pc,para que tenerla prendida si no la utiliza.
Hay personas que son obsesivas con el tema del encendido de las pc,yo las bautice Sergio Lapegue,por el periodista y su programa prende y apaga.
Otro tema a tener en cuenta son los Técnicos en PC,abundan por doquier,y ante una consulta,y al ver que su futura victima no entiende nada, pondrá cara muy seria,fruncira los labios y dirá  Seguro que le entro un virus,vere si la puedo salvar.
Todas las profesiones tienen sus muletillas,el técnico en refrigeración culpara a la baja de tensión el medico al virus inter hospitalario,el abogado que se perdió el expediente,el contador que son tantas las circulares de la AFIP que es imposible estar actualizado,el mecánico que fallo el repuesto,o culpara a otro colega que hizo algún trabajo anterior.
Por lo tanto tratar de no caer en el pibe que sabe,sino buscar un service instalado.
Recuerden,no tener miedo y entrar al maravilloso mundo de la red,y un ultimo consejo,no todo lo que aparece en internet es cierto,hay que aprender a investigar y comparar opiniones.
Hay dos conductas nefastas ante internet,aquellos que creen que todo lo de la red es palabra sagrada,o los que dicen que solo hay estupideces.






sábado, 19 de enero de 2013

La Sexalescencia Tener 60 en el Siglo XXI


La Sexalescencia
Tener 60 en el Siglo XXI

Si miramos con cuidado podemos detectar la aparición de una franja social que antes no existía: la gente que hoy tiene alrededor de sesenta años. LA SEXALESCENCIA.  
Es una generación que ha pateado fuera del idioma la palabra "sexagenario", porque sencillamente no tiene entre sus planes actuales el hecho de envejecer.

Se trata de una verdadera novedad demográfica parecida a la aparición en su momento, de la "adolescencia", que también fue una franja social nueva que surgió a mediados del siglo veinte para dar identidad a una masa de niños desbordados, en cuerpos creciditos, que no sabían hasta entónces dónde meterse, ni cómo vestirse.
Este nuevo grupo humano que hoy ronda los sesenta, ha llevado una vida razonablemente satisfactoria.  
Son hombres y mujeres independientes que trabajan desde hace mucho tiempo y han logrado cambiar el significado tétrico que tanta literatura rioplatense le dio durante décadas  al concepto del trabajo.  
Lejos de las tristes oficinas de J.C. Onetti o Roberto Arlt, esta gente buscó y encontró hace mucho la actividad que más le gustaba y se ganó la vida con eso.  
Supuestamente debe de ser por esto que se sienten plenos...algunos ni sueñan  con jubilarse. Los que ya se han jubilado disfrutan con plenitud de cada uno de sus días sin temores al ocio o a la soledad, crecen de adentro en uno y en la otra. Disfrutan estando al "pedismo", porque después de años de trabajo, crianza de hijos, carencias ,desvelos y sucesos fortuitos bien vale mirar el mar con la mente vacía o volar una paloma desde el 5º piso del depto. 
Dentro de ese universo de personas saludables, curiosas y activas, la mujer tiene un papel rutilante.  
Ella trae décadas de experiencia de hacer su voluntad, cuando sus madres sólo podían obedecer  y de ocupar lugares en la sociedad que sus madres ni habrían soñado con ocupar.  
Esta mujer sexalescente pudo sobrevir a la borrachera de poder que le dio el feminismo de los 60´, en aquellos momento de su juventud en el que los cambios eran tantos, pudo detenerse a reflexionar qué quería en realidad.  
Algunas se fueron a vivir solas, otras estudiaron carreras que siempre habían sido exclusivamente masculinas, otras eligieron tener hijos, otras eligieron no tenerlos, fueron periodistas, atletas o crearon su propio "YO S.A.".  
Pero cada una hizo su voluntad.
Reconozcamos que no fue un asunto fácil y todavía lo van diseñando cotidianamente.  
Pero algunas cosas ya pueden darse por sabidas, por ejemplo que no son personas detenidas en el tiempo;  la gente de"sesenta", hombres y mujeres, maneja la compu como si lo hubiera hecho toda la vida.  
Se escriben, y se ven, con los hijos que están lejos y hasta se olvidan del viejo teléfono para contactar a sus amigos y les escriben un e-mail con sus ideas y vivencias.
Por lo general están satisfechos de su estado civil y si no lo están, no se conforman y procuran cambiarlo.  Raramente se deshacen en un llanto sentimental.  
A diferencia de los jóvenes; los sexalescentes conocen y ponderan todos los riesgos. Nadie se pone a llorar cuando pierde: sólo reflexiona, toma nota, a lo sumo... y a otra cosa 
La gente grande comparte la devoción por la juventud y sus formas superlativas, casi insolentes de belleza, pero no se sienten en retirada.  Compiten de otra forma, cultivan su propio estilo...Ellos, 
los varones no envidian la apariencia de jóvenes astros del deporte, o de los que lucen un traje Armani, ni ellas, las mujeres, sueñan con tener la figura tuneada de una vedette.  
En lugar de eso saben de la importancia de una mirada cómplice, de una frase inteligente o de una sonrisa iluminada por la experiencia.
Hoy la gente de 60, como es su costumbre, está estrenando una edad que todavía NO TIENE NOMBRE, antes los de esa edad eran viejos y hoy ya no lo son, hoy están plenos física e intelectualmente,recuerdan la juventud, pero sin nostalgias, por que la juventud también está llena de caídas y nostalgias y ellos lo saben.
La gente de 60 de hoy, celebra el sol cada mañana  y sonríe para sí misma muy a menudo...Quizás, por alguna razón secreta que sólo saben y sabrán los de sesenta en el siglo XXI.